viernes, 8 de octubre de 2010

Los Cuadernos de Don Rigoberto

Aprovechando la coyuntura (la concesión del premio Nóbel de literatura), os dejo un extracto del libro de Vargas LLosa "Los Cuadernos de Don Rigoberto" en el que uno de sus personajes hace una diátriba contra el deporte:

"Sí, efectivamente, en su atrofiado intelecto se ha hecho la luz: tengo a la práctica de los deportes en general, y al culto de la práctica de los deportes en particular, por formas extremas de la imbecilidad que acercan al ser humano al carnero, las ocas y la hormiga, tres instancias agravadas del gregarismo animal. Calme usted sus ansias cachascanistas de triturarme, y escuche, ya hablaremos de los griegos y del hipócrita mens sana in corpore sano dentro de un momento. Antes, debo decirle que los únicos deportes a los que exonero de la picota son los de mesa (excluido el ping-pong) y de cama (incluida, por supuesto, la masturbación). A los otros, la cultura contemporánea los ha convertido en obstáculos para el desenvolvimiento del espíritu, la sensibilidad y la imaginación (y, por tanto, del placer). Pero, sobre todo, de la conciencia y la libertad individual. Nada ha contribuido tanto en este tiempo, más aún que las ideologías y religiones, a promover el despreciable hombre-masa, el robot de condicionados reflejos, a la resurrección de la cultura del primate de tatuaje y taparrabos emboscados detrás de la fachada de la modernidad, como la divinización de los ejercicios y juegos físicos operada por la sociedad de nuestros días. (....)

No conozco mentira más abyecta que la expresión con que se alecciona a los niños: «Mente sana en cuerpo sano». ¿Quién ha dicho que una mente sana es un ideal deseable? «Sana» quiere decir, en este caso, tonta, convencional, sin imaginación y sin malicia, adocenada por los estereotipos de la moral establecida y la religión oficial. ¿Mente «sana», eso? Mente conformista, de beata, de notario, de asegurador, de monaguillo, de virgen y de boyscout. Eso no es salud, es tara. Una vida mental rica y propia exige curiosidad, malicia, fantasía y deseos insatisfechos, es decir, una mente «sucia», malos pensamientos, floración de imágenes prohibidas, apetitos que induzcan a explorar lo desconocido y a renovar lo conocido, desacatos sistemáticos a las ideas heredadas, los conocimientos manoseados y los valores en boga.
Ahora bien, tampoco es cierto que la práctica de los deportes en nuestra época cree mentes sanas en el sentido banal del término. Ocurre lo contrario, y lo sabes mejor que nadie, tú, que, por ganar los cien metros planos del domingo, meterías arsénico y cianuro en la sopa de tu competidor y te tragarías todos los estupefacientes vegetales, químicos o mágicos que te garanticen la victoria, y corromperías a los arbitros o los chantajearías, urdirías conjuras médicas o legales que descalificaran a tus adversarios, y que vives neurotizado por la fijación en la victoria, el récord, la medalla, el podium, algo que ha hecho de ti, deportista profesional, una bestia mediática, un antisocial, un nervioso, un histérico, un psicópata, en el polo opuesto de ese ser sociable, generoso, altruista, «sano», al que quiere aludir el imbécil que se atreve todavía a emplear la expresión «espíritu deportivo» en el sentido de noble atleta cargado de virtudes civiles, cuando lo que se agazapa tras ella es un asesino potencial dispuesto a exterminar arbitros, achicharrar a todos los fanáticos del otro equipo, devastar los estadios y ciudades que los albergan y provocar el apocalíptico final, ni siquiera por el elevado propósito artístico que presidió el incendio de Roma por el poeta Nerón, sino para que su Club cargue una copa de falsa plata o ver a sus once ídolos subidos en un podio, flamantes de ridículo en sus calzones y camisetas rayadas, las manos en el pecho y los ojos encandilados ¡cantando un himno nacional."

42 comentarios:

  1. comentario en mi blog:
    http://ivangonzaleztpcef.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Tal y como a expuesto Iván en su comentario, también yo estoy de acuerdo en que para construir una buena mentalidad e inteligencia, el ser humano debe ser curioso, original...además estoy totalmente en contra de aquellos que hacen trampas y en general juegan sucio cuando practican algún deporte. Pero pienso que el autor es demasiado pesimista en su escrito. No creo que se deba generalizar tanto, no toda la gente que practica algún deporte juega sucio, además pienso que la practica deportiva es más beneficioso que negativa para el individuo, nos ayuda en el desarrollo y mantenimiento tanto físico como psíquico.

    ResponderEliminar
  3. Comentario en mi blog:
    http://lozanotpcef.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Comentario en mi blog:

    http://isabelmastpcef.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Comentario en mi blog:

    http://tpcefjuansi.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. En primer lugar quiero pensar que el autor se mete en la piel del personaje y no piensa de esta guisa, de otra modo estos pensamientos no creo que fueran apropiados para un premio Nobel.
    En cuanto al desprecio hacia la práctica deportiva, disto bastante de su opinión, pues puede que haya algo de certeza en eso de que la cultura de estos días ha puesto muy de moda el prototipo de “hombre-masa” y la “cultura del primate del tatuaje”, pero en mi opinión, lo que verdaderamente no es cierto es que la propia cultura haya hecho que se pierda el placer por practicar deporte, por lo menos en mi caso y supongo que en el de muchos otros, ni tampoco que haya ayudado a perder la imaginación y la sensibilidad en las personas.
    El autor desliga totalmente el término “mente sana en cuerpo sano” de la práctica deportiva, más bien liga el término “mente sucia” a los deportistas de hoy en día. En este caso puede que toque razón, pero en cuanto a los ámbitos profesionales del deporte se refiere, es decir, donde la fama, el dinero y el reconocimiento son para algunos deportistas sus bienes más preciados y están dispuestos a anteponerlo todo, hasta su propia salud, para conseguirlos. De todos modos creo que esto se da en pocos casos (aunque cada vez salen más) y siempre en entornos profesionales donde hay mucho en juego. No creo que los deportistas amateurs arriesguen sus vidas por nada, solamente practican o practicamos deporte para el disfrute propio.

    aitor francés
    También en mi blog: http://aitorfrances.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Primero que todo, decir que el autor, posiblemente, no haya practocado ningún deporte en concreto, pero tampoco en general, pues la visión que tiene tan pesimista del deporte es fruto del absentismo o no práctica de este tipo de actividades de ocio o competiciones. ¡Ni si quiera por placer! Pienso que el autor, posiblemente en su infancia (aun que parezca un topicazo) tubo alguna mala experiencia deportiva, como ser humillado por el profesor o por sus compañeros de clase, que no pudo superar y que le ha marcado para toda su vida, no dando ninguna oportunidad a que el deporte entre de nuevo en su vida.

    Me parece una gran equivocación pensar que todo el deporte en su conjunto se enfoca a la competición y a la victoria y que ese objetivo debe conseguirse de cualquier manera posible, sea cual sea la estrategia.
    Precisamente nosotros, como futuros profesionales de la E.F. y en consecuancia, de la trasmisión de sus valores, sabemos sobradamente que este tipo de hechos existen, pero también somos conscientes de que cada vez se ven menos... Es más, la gran mayoría de nosotros, como monitores o entrenadores de diferentes deportes, nos encargamos de inculcar diferentes valores a los niños que educamos, como el valor del respeto, el compañerismo, la ayuda, etc. e intentamos alejar lo máximo posible los logros de meta a que el autor hace referencia.
    Estos logros de meta son más habituales en el deporte de alto rendimiento, donde el dinero que hay en juego hace imperativo ganar, pero para nada deben observarse en el deporte base, sería una insensatez.

    ResponderEliminar
  8. Evidentemente el personaje de Llosá que escribe tal barbarie está refiriéndose a la concepción platónica del “mens sana in corpore sano” que a mi juicio mucho dista de lo que ahora entendemos como tal, también se da por hecho que el deporte es el que debe crear las mentes sanas y no que debe ser una combinación de ambas lo que haga esa frase tan jugosa. Coge los ideales de esa época y los aplica al presente, cogiendo ejemplos extremos como los sumos japoneses, para contraponer deporte y salud. Llegados a este punto debo decir que coincido con la opinión de mi compañero Iván en que no todo debe ser blanco o negro, que los extremos en el deporte no deberían existir, y tendría que primar la salud ante todo ( salud entendida con la definición de la RAE como: “Estado en que el ser orgánico ejerce normalmente todas sus funciones.”

    Por último dejar claro a mis compañeros que el autor en ningún momento manifiesta que sea esa su opinión si no que se trata de una historia producto de la imaginación del personaje de una de sus obras. Y decir también que el nombre correcto del trabajo de Vargas es: “Los cuadernos de Don Rigoberto” y no los diarios. jeje

    ResponderEliminar
  9. El personaje creado por Llosá en este libro, quiere reflejar desde que perspectiva ve la práctica deportiva, y desde luego comprobamos que desde una perspectiva muy negativa y pesimista. Todo tiene dos caras, según como lo queramos o podamos ver, el lado positivo de la moneda o el lado negativo.
    Por ejemplo este personaje describe una esfera deportiva, donde el juego sucio, la competividad (que no competición) y el proceso orientado al resultado sustituyen al espíritu deportivo, al 'fair-play' y a la práctica deportiva como medio.
    Bien, pues si reflexionamos sobre el tema en cuestión, sabemos que la práctica deportiva se ha ido profesionalizando y con ello los valores deportivos se han ido sustituyendo por intereses económicos, políticos y sociales, y eso es una realidad, bien lo demuestran en parte los JJOO actuales. Con esto no quiero decir que la práctica deportiva profesional no tenga valores positivos, que tiene y muchos (sacrificio, constancia, ambición, afán de superación, respeto...), pero también es cierto que en los últimos años estos valores se han ido sustituyendo por ciertos intereses y presiones.

    Ahora bien, mi opinión es, el personaje del libro ve de tal forma a la práctica deportiva, porque se refiere y tiene en mente una práctica profesionalizada (como la que acabo de describir en el párrafo anterior), es decir, no aprecia la práctica deportiva como un medio para la formación íntegra del ser humano en todas sus dimensiones; psíquica, física y social.
    Si el personaje reflexionara sobre esta perspectiva, seria casi imposible que tuviera una perspectiva negativa de la práctica deportiva.
    Creo que, está bastane demostrado y estudiado que la práctica deportiva (independientemente de como se vaya a afronatr el futuro) es positiva si el ambiente y la persona que lo imparte sabe promoverlo enfatizando los valores educativos que lleva consigo la práctica deportiva.

    ResponderEliminar
  10. Comentario en mi blog:

    http://anacordellattpcef.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  11. Gracias por la corrección Elisa. Ya lo he cambiado.

    ResponderEliminar
  12. Comentario en mi blog:

    http://samuellpezcarriltpcef.blogspot.com/2010/10/los-cuadernos-de-don-rigoberto.html

    ResponderEliminar
  13. Mi aportación en:

    www.jordigiltpcef.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  14. Comentario en mi blog:

    http://elenalopeztpcef.blogspot.com/2010/10/comentario-acerca-de-los-cuadernos-de.html

    ResponderEliminar
  15. El personaje está haciendo una crítica (a mi parecer demasiado generalizada) a la sociedad actual que lleva en muchos casos a hacer todo lo posible por ganar y se olvida del placer o el componente lúdico que tienen los deportes. Todos somos conscientes de que hoy en día esto sucede en muchos deportes, pero pienso que son casos aislados al resto de la gente que practica deporte y sobretodo vinculados a un entorno más profesional del mismo, ya que la mayoría de gente hace deporte porque disfruta con ello o es beneficioso para su salud.
    Deberíamos tener claro que en el deporte nos podemos encontrar casos así, pero más claro todavía que los placeres y beneficios que nos da el deporte están por encima de estas cosas.

    LAURA

    ResponderEliminar
  16. Mi respuesta en:

    http://nachogomeztpcef.blogspot.com/2010/10/extracto-del-libro-de-vargas-llosa-los.html

    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Comentario en mi blog:

    http://amaliadelvalletpcef.blogspot.com/2010/10/comentario-los-diarios-de-don-rigoberto.html

    ResponderEliminar
  18. Opino que el personaje de esta obra, es un deportista, si se puede nombrar como tal, sin ilusión por la práctica deportiva. Desgraciadamente en esta sociedad tan altamente competitiva, casos así no son únicos, donde el triunfo es el obejtivo primordial sea conseguido de la manera que sea. Aunque tampoco olvidemos a los grandes deportistas que aún existen con sus valores íntrinsecos , de superación personal, empeño y ganas por hacer del deporte una práctica que brinda tantos beneficios..Este personaje debería ir a un psicólogo deportivo por lo menos porque sino tarde o pronto su meta a la que tanto aspira habrá terminado...

    ResponderEliminar
  19. Lo primero que tengo que decir es que el autor, por no respetar, no respeta ni su opinión, porque se contradice. Primero dice que la mente libre es aquella que tiene maldad... y después critica el deporte profesional porque los deportistas hacen trampas, se dopan...

    Además hace referencia al deporte de un modo despetivo, y englobando a todo el deporte los aspectos negativos del deporte profesional, claro, será falta de conocimiento hacerca de las divesos ámbitos del deporte!!

    Por último concluire diciendo que el tono y actitud del texto no me parece ni adecuada, y mucho menos respetuosa.

    ResponderEliminar
  20. Comentario en mi blog:

    http://vicentnavarrotpcef.blogspot.com/2010/10/los-cuadernos-de-don-rigoberto.html

    ResponderEliminar
  21. Comentario e mi blog :

    http://francescperis.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  22. Mi aportación en:

    http://josecanamastpcef.blogspot.com/2010/10/los-cuadernos-de-don-rigoberto.html

    ResponderEliminar
  23. Comentario en mi blog:
    http://victorsendra.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  24. miguel angel mallol boix14 de octubre de 2010, 8:46

    mi comentario esta publicado en mi blog:
    http://mallolboix.blogstop.com/

    ResponderEliminar
  25. En primer lugar se ha de decir que a este personaje no le falta su parte de razón. Sé que puede parecer contradictorio lo que digo porque estoy estudiando educación física, pero a mi parecer las afirmaciones que hace son bastante lógicas.

    Lo que pasa es que, a mi entender, este personaje tiene una visión del deporte bastante limitada. Es cierto que el deporte profesional es un negocio y que en demasiadas ocasiones carece de ética. Yo también veo absurdo que haya personas que sean capaces de dar una paliza a alguien sólo porque sean de otro equipo. Pero sinceramente no creo que sea culpa del deporte, creo que se utiliza el deporte como medio para tener esa actitud por parte de una persona ya de por si agresiva.

    Del mismo modo es cierto que muchos atletas profesionales harían casi cualquier cosa por ganar. Pero el deporte va mucho más allá que eso. El deporte no es sólo deporte profesional.

    Está demostrado que puede ser una gran herramienta educativa y una solución muy buena para casos de marginación social, etc. También está demostrado que la práctica de actividad física moderada a lo largo de nuestra vida es tremendamente positiva para nuestra salud física y mental. Por no decir que, en mi caso, ha sido una herramienta a través de la cual he podido conocerme mejor a mí misma y me ha ayudado a construir mi propia personalidad.

    Desgraciadamente en nuestra sociedad la educación física aún está muy infravalorada en todos los aspectos. Como dijo Víctor el otro día en clase, llevamos 2000 años viviendo dentro de una sociedad mayoritariamente cristiana, en nuestro caso. Esto quiere decir que durante años nuestro cuerpo ha sido considerado un trozo de carne donde se aloja el alma y la vida en la tierra un "calvario" por el que tenemos que pasar para demostrar que merecemos la entrada al cielo (refiriéndome sobretodo a la Edad Media. Así que aún hoy en día el cultivar la mente y los conocimientos sigue siendo infinitamente más importante que "cultivar" nuestro cuerpo.

    ResponderEliminar
  26. Paula Barrientos reyes14 de octubre de 2010, 12:46

    Me gustaría pensar que la opinión vertida en el extracto del reciente Premio Nobel Vargas Llosa es sólo eso, la opinión de un personaje. Pero no por ello quiero quitarle hierro al asunto. Si el autor peruano expone opiniones de este tipo en su libro, aparte de que se trate de personajes ficticios, será por algún motivo. Es posible que no piense así realmente pero contempla esa concepción del deporte que, para mí, resulta bastante cruel hacia quienes nos queremos dedicar profesionalmente a ello. Porque significaría que asumimos que la práctica deportiva hace al hombre volver a sus orígenes y a despertar sus instintos más básicos, en definitiva, asumimos la “imbecilidad” del deporte como el personaje califica.

    Nuestros años de carrera nos ha servido, entre otras cosas (quiero pensar), para conocer los beneficios que aporta la práctica deportiva y que ahora no voy a mencionar porque todos somos conscientes de ello. Es verdad que en el deporte de élite existen casos que llevan la competitividad al extremo, llegando a devaluarlo y poner en entredicho el “fair-play” del que presume; pero ese no forma parte de nuestro trabajo y, ni mucho menos, es el tipo de deporte que se da por excelencia en la mayor parte de la población.

    ResponderEliminar
  27. Cada uno es muy libre de pensar lo que quiera, y no por eso su opinión deja de ser menos importante que la mía.
    Es otra manera de cultivar la mente, bajo mi punto de vista, de hecho a los que somos asíduos del deporte nos la abre, por lo menos a mí, porque está demostrado que genera un estado placentero y demás respuestas fisiológicas. Luego depende de cada uno como quiera utilizar su tiempo libre.

    ResponderEliminar
  28. Sergio Ruiz Castillo17 de octubre de 2010, 9:48

    Personalmente pienso que el autor lo que intenta en realidad es "captar" de cierta manera a sus lectores. Todos sabemos que lo normal y que está totalmente demostrado en la sociedad actual que el deporte y la actividad física es y será siempre algo saludable y beneficioso para todo el mundo. Por eso se sale de lo común y nos introduce a una idea en la que niega lo evidente.
    Además, opino que a través de su personaje nos muestra el lado un poco más "negativo" del deporte pero del deporte de competición, sin conocer el deporte de salud, recreación... que es el que practica la mayor parte de personas! y no el sector tan minúsculo que puede vivir del deporte como practicante o atleta de élite, pero eso si, mostrando la cara oculta y negativa de esto, sin mostrar muchos de los valores que fomenta la competición, el deporte, como la cooperación, el juego en equipo, el respeto al rival...

    Además me gustaria hacer una crítica, y es cuando nos habla de "tampoco es cierto que la práctica de los deportes en nuestra época cree mentes sanas en el sentido banal del término". Aquí quiero introducirme en el aspecto que nos muestra de la gente que quiere su cuerpo escultural... acaso no consiguen con el deporte que su mente esté bien? que se sientan bién consigo mismo? Pienso que si esa gente quiere cambiar algo de su cuerpo y eso lo pueden hacer mediante la actividad física, en cierta medida consiguen una mente sana, una mente que piensa positivamente sobre el cuerpo en el que está.

    En definitiva, pienso que el autor ha querido reflejar el deporte como algo negativo pero en ciertos aspectos que son minoritarios y que no tienen relevancia en la sociedad deportiva.

    ResponderEliminar
  29. MI COMENTARIO EN:
    http://leticiajimeneztpcef.blogspot.com

    ResponderEliminar
  30. L’extracte del llibre de Vargas Llosa és durament crític amb l'esport actual. Sota el meu punt de vista, aquest text només parla del esport de competició i l’esport- espectacle. Els llicenciats en Educació Física tenim una opinió més ampla del que engloben les paraules activitat física i esport. Pense que d’alguna manera distingim aquest esport “carronyer i inhumà” que descriu l’autor, del esport recreació que fa gaudir a milers de persones dia a dia. Però, amb el que si que estic d’acord és que en la societat actual, l’esport mou grans interessos econòmics i per aquest motiu, la competició i tot el que l’envolta es porten a extrems on l’ètica i la moral no són rendibles.

    El sentit original de Mens sana in corpore sano és el de la necessitat de un esperit equilibrat en un cos, no es, per tant, el mateix sentit en el que avui en dia s’utilitza aquesta cita. El poeta romà Décimo Junio Juvenal pregava als Deus implorant que li concediren qualitat de vida, benestar físic, emocional i també mental. Aquesta prega, no està basat en riqueses materials sinó espirituals. Aquesta creença també té fonaments en la sentencia bíblica de que el cos és el temple del Esperit Sant, el qual diu que l’home no deu donar el cos al plaer i als delits de la carn sinó que deu buscar en les coses de dalt, es a dir, en les coses celestials o espirituals.

    Per un altra banda, el sentit actual segons l’autor és que l’esport fica obstacles per al desenvolupament de l’esperit esportiu, la sensibilitat i la imaginació i, per tant, el plaer, així com la consciència i la llibertat de l’individu. A més, existeix una forta fixació per la victòria, el record, la medalla i desqualificar els adversaris per damunt de tot, i crea esportistes antisocials, mediàtics, psicòpates amb el esperit esportiu totalment distorsionat.

    Després d’analitzar la lectura podem dir que hi ha una clara distorsió del concepte Mens sana in corpore sano. El que prima en aquest esport que l'autor descriu és el resultat, independentment del procés que es tinga que dur a terme. Aquesta situació provoca que estiguem abocats a un esport agressiu i sense ètica. Per tant, estic totalment d’acord amb Vargas Llosa però cal matiçar que aquesta situació es dona fonamentalment en l'esport espectacle, ja ha abandonat el que és el concepte de l’oci per a formar part del negoci.

    ResponderEliminar
  31. Comentario en mi blog:

    http://carlosherrerolopez.blogspot.com/2010/10/los-cuadernos-de-don-rigoberto.html

    ResponderEliminar
  32. Comentario en:

    http://rafaelquetglas.blogspot.com/2010/10/comentario-del-texto-de-los-cuadernos.html

    ResponderEliminar
  33. Respuesta en mi blog
    http://anamartortosatpcef.blogspot.com/2010/10/vargas-llosa-los-cuadernos-de-don.html

    ResponderEliminar
  34. comentario en mi blog:
    http://crisroselloprats.blogspot.com

    ResponderEliminar
  35. Todo lo que Vargas LLosa critica en el deporte, también lo criticamos lo que lo practicamos. Que no exista en algunos casos no quiere decir que el deporte sea eso que él argumenta. Es una opinión partidista y un tanto demagoga, por parte de quién quizás sufrió los apaleamientos de un sistema que pone la victoria y virtudes físicas frente a todo. En eso estoy de acuerdo con él. En el fomentar más la libertad y eliminar en cierto modo los beneficios extrínsecos que la victoria conlleva, pues es en la motivación extrínseca donde empiezan a surgir los problemas y donde todo vale para conseguir un fin. La educación es clave en este sentido. La educación desde los clubes, familias, colegios, entornos sociales, etc...
    Algo parecido ocurrirá en el mundo de la narrativa, en el que hay patadas por publicaciones y autores, y donde las editoriales entonan un "todo vale" para apoderarse de cierto escritor que gane premios, indudablemente meritosos y prestigiosos, a nivel internacional.

    ResponderEliminar
  36. Bueno aquí se está generalizando y metiendo en el mismo saco a muchas personas que les pica los ojos de leer esto. A un señor o señora que lleva entrenándose 4 años para ir a un mundial, juegos olímpicos o lo que sea, muchas horas al día, dejando posiblemente de lado muchos aspectos de su vida con un gran sacrificio y se vea ahí metida, es una falta de respeto.
    Está clarísimo que esto se da, las trampas, el dopaje, etc.; y tenemos que convivir con ello por desgracia.
    Es muy triste perder una final sí, pero más triste es aún bajo mi punto de vista ganarla con el dopaje o con las trampas. ¿Cómo te sientes después de ganar? ¿Completo? ¿Realizado? ¿Ha merecido la pena? Son preguntas que me haría yo sin duda porque no me sentiría ni orgulloso ni me provocaría ninguna satisfacción.

    ResponderEliminar
  37. Mientras leía el extracto, me iba quedando impresionado por la opinión que tiene este personaje del deporte. Pero creo que esto puede tener una explicación, y es que como ya ha dicho más abajo Salva en su comentario, esta opinión se puede deber a un conjunto de malas experiencias en el ámbito deportivo. Es probable que en su infancia o adolescencia el pesonaje tubiera problemas para llevar a cabo las actividades físcicas o juegos que se le presentaban en las clases de Educación Física, e incluso en su tiempo libre.
    Para mi, la opinión que tiene el personaje es una opinión liviana de lo que es el deporte. Carece de fundamento y de argumentos de peso. Solamente aporta información de experiencias propias.

    ResponderEliminar
  38. En primer lugar he de decir que el personaje de este fragmento critica el deporte en general, siendo un gran error generalizar cuando, por todo aquello que dice más adelante, sólo se refiere al deporte de alto rendimiento.
    Está claro que en alto rendimiento, a veces, se hacen cosas mal con tal de conseguir la víctoria, al precio que sea. Estos errores matan el espíritu deportivo, el fair play. Pero no por ello se debe generalizar, ni al deporte de alto rendimiento en concreto, ni al deporte en general.

    Para no repetir todo lo que han dicho mis compañeros, me gustaría añadir algo referido a las concepciones del cuerpo. En mi opinión, este personaje tiene una concepción dualista, pues solamente ve el cuerpo como una máquina, como un instrumento, y utiliza la cita "mente sana en un cuerpo sano" como via para criticarlo. Probablemente si su visión fuese monista... otro gallo cantaría.

    ResponderEliminar
  39. Es cierto, el deportista de Alto Rendimiento, siempre preocupado por ganar, cueste lo que cueste, por encima de todo...y sus entrenadores queriendo sacar de él lo que un día no pudieron lograr, ¿o quizá son sus padres? Bueno, qué más da, si al final lo importante es ganar.Pero es curioso, muy curioso, porque precismaente aquellos que se dedican al Alto Rendimiento son solo unos pocos...entonces ¿los que jugan el partidito de los domingos con los "colegas"...también harían todo lo que se describe en este fragmento? Creo que muchas personas están equivocadas con su idea ante el deporte y ante el espíritu de los deportístas. Sí, todos sabemos que muchos ganarían por encima de todo, cueste lo que cueste, pero muchísimos otros no...acaban siendo minoría al fin y al cabo.
    En cuanto a la "mente sana". Estoy totalmente de acuerdo. Nos encontramos en una sociedad en la que parecemos borregos. pOcos son lo que se salen de la NORMA, aunque muchos quieran demostrar lo contrario cuando se seinten aludido por este tipo de comentarios. Pero sí, estamos en una época de decadencia del pensamiento, de la improvisación, de la exploración...pero ¿no es eso lo que quieren los de arriba? Hagámosles caso para que puedan manejarnos mejor,no? Para que les sea más fácil manipularnos y llevarnos por donde ellos quieren...Nosotros solo tenemos que preocuparnos por sacar una plaza en un cole, poder pagar una hipoteca y llegar a los 65 (67) con una buena jubilación ¿no es eso?

    ResponderEliminar
  40. Sí que es eso, que nosotros solo nospreocupamos por sacar una plaza en un cole, poder pagar un hipoteca... pero quien tiene la culpa de todo esto? de donde ha venido? estamos en una generación en donde estamos bastante atados por todos los lados, pero si no empezamos ha hacernos preguntas e intentar buscar soluciones al final seremos "carne" para esta sociedad, en donde los medios de comunicación son los que mandan en muchos aspectos, uno de ellos el dpeorte de alta competición y hacen que nos acoplemos a sus horarios que ellos quieren, a parecerse a la forma de entrenar ( aunque eso cueste salud), a su formaa de hacer las cosas, etc. En fin, podemos hacer algo respecto a este problema o lo damos por zanjado??

    ResponderEliminar
  41. No estoy muy de acuerdo con el autor, y discrepo en mi comentario mucho. Ademas cuento mi propia experiencia en cuanto a deporte de competición.

    Si quieres puedes pasarte para leerlo entero por mi blog, ademas hazte seguidor.
    Un saludo

    http://manuelolmedatpcef.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  42. "De todo hay en la viña del Señor"

    Al igual que en la sociedad existen personas buenas, honradas, bondadosas y generosas.Existe gente con malicia, picardia, egoista y que solo piensa en en sí mismo

    En el deporte ocurre más o menos igual.
    En boca de todos está siempre el positivo de algún deportista de élite. Los goles con la mano en el fútbol y sus cuestionables perdidas de tiempo en los partidos.

    Ni mucho menos me pongo de parte del nuevo premio nobel, pero tampoco me distancio tanto.

    Quiero colgar una noticia que ocurrió hace ya tiempo en el mundo del futbol. Para que la comenteis. La noticia es de un entrenador que obligo a su jugador a tirar el penalti fuera porque no habia sido. Un gran ejemplo de "Fair Play"

    http://www.marca.com/2009/02/09/futbol/mas_futbol/1234190839.html

    ResponderEliminar